Accidentes In Itinere

Revisando noticias, sentencias y estadísticas de accidentes de trabajo, me pareció preocupante el ascenso paulatino que tiene año tras año los accidentes de trabajo In Itínere, superándose en 2015 la nada friolera cifra de 69 mil casos de accidentes con baja laboral.

Si miramos el total de accidentes de tráfico, tanto in mision como in itínere, ambos ascienden al 11% del total de los accidentes laborales con baja, y no precisamente a partes iguales, ya que los accidentes in itínere son casi el triple que de los de in mision durante 2015 suponiendo más del 73% de todos los accidentes de tráfico que cursan baja. (Tabla 1)

Fuente: Datos del MEYSS y elaboración de AEPSAL

Sin entrar en discusiones o valoraciones políticas sobre este aumento, me limitaré a desgranar un documento que me ha resultado especialmente interesante.

La fundación Mapfre realizó un dossier explicando la “Valoración de accidentes in itínere”, y los diversos factores que deben darse para que un accidente de tráfico sea considerado in itínere, ya que navegando por diversos foros sigue existiendo una serie de “leyendas urbanas” que intentaremos desmentir un poco para que quede claro.

Empezaremos por lo fundamental, que es la definición de accidente de trabajo, según el art. 115.1 de la Ley General de la Seguridad Social “Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.” y accidente in itínere que se define en el art. 115.2: “Tendrán la consideración de accidentes de trabajo: a) Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo. (…)” 

Las palabras clave que se extraen de estos dos artículos son que un accidente in itínere es un accidente realizando un trabajo por cuenta ajena, con una lesión y un nexo casual que los conecta. Sin embargo la LGSS de 1994 amplía esta consideración a los trabajos por cuenta propio o autónomos en ciertos casos concretos:

  1. Trabajadores en Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) no se incluye el accidente in itínere (art. 3 RD 1273/2003.
  2. Trabajadores autónomos Económicamente Dependientes (TRADE) Sí incluye el accidente in itínere (art. 26.3 Ley 20/2007).

Los requisitos para caracterizar un accidente in itínere lamentablemente no están recogidos en la ley, sino que han ido definiéndose y siendo fijados por la jurisprudencia como necesarios, simultáneos e imprescindibles para su determinación.

Estos requisitos que deben darse de forma simultánea son los siguientes:

  1. Factor Teleológico: La finalidad principal y directa del desplazamiento debe ser ir o volver del trabajoAquí deben tenerse en cuenta 3 variables: el punto de partida, el regreso y el trayecto realizado entre ambos. Hay que definir qué se entiendo por domicilio, por lugar de trabajo y por trayecto.                                                                                                                                                                                                                                 En cuanto al domicilio, la definición ha tenido modificaciones a lo largo de la redacción de la ley, añadiendo supuestos que abarcan mejor el espectro social. Así el domicilio se define como el espacio cerrado y cubierto denominado domicilio en el que el trabajador vive y hace su vida familiar, personal y privada. Como ya comentaba este concepto de “domicilio habitual” ha ido pasando a “aquel del que hubiera salido o al que se dirigiera el trabajador” siendo habitual o no, pero que siempre mantenga una relación directa con el trabajo. (Como por ejemplo: a) domicilio de la hija del accidentado donde éste comía todos los viernes. b) la casa de la novia donde comía habitualmente, etc.). Finalmente también se están considerando las residencias temporales del trabajador, pero siempre manteniendo que el desplazamiento se realice con motivo del trabajo. El tribunal Superior señala también los límites a estas aplicaciones, como son los desvíos puntuales y de carácter personal en el trayecto, aunque se de a uno de esos “supuestos”. En 2013, una sentencia del TS (STS 26/12/2013), modifica la tendencia de no considerar accidente de trabajo in itínere al accidente ocurrido un domingo por la noche, mientras iba de una localidad donde pasa los fines de semana a otra próxima a su trabajo, que aunque fuera una distancia excesiva, el trayecto quedaba incluido en el precepto 115.2a de la LGSS. Queda claro, y en el documento anteriormente citado se explica con más detalle, que la delimitación del domicilio aún presenta cierta confusión y sujeta a continuas modificaciones manteniendo la causalidad trabajo-desplazamiento.                                                                                                                                                                                                           Lugar de trabajo: Aquí la tendencia era considerar el lugar físico donde se encuentra el puesto de trabajo, existiendo extensiones del concepto, como el caso de los accidentes al realizar labores sindicales, ampliándose el punto de referencia a cualquier lugar geográfico donde se realicen las mismas.                                                                                                                                                                                         Trayecto: Es el nexo causal que interrelaciona el lugar de trabajo con el domicilio. El recorrido debe ser razonable, sin elegir un trayecto más largo existiendo uno más directo o corto y sin desvíos, aunque hay precedentes del derecho en el que se demuestra una cierta flexibilidad.
  2. Factor Cronológico: El AT debe ocurrir en un plazo razonable de tiempo entre la llegada o la salida del trabajo, teniendo en cuenta factores como la distancia a recorrer, el medio de transporte, las circunstancias del tráfico y la existencia de desvíos por obras, etc. No se ha calificado como accidente de trabajo al accidente sucedido más de una hora después de la salida del trabajo, pero no entendiéndose esa hora como la duración del trayecto, sino el tiempo que transcurre entre la salida del trabajo y el inicio del trayecto de vuelta. Aunque existen sentencias que especifican casos especiales, pero manteniendo el requisito cronológico.
  3. Factor topográfico: El accidente debe ocurrir en el trayecto de ida o vuelta, que debe ser razonable. Aquí cabe destacar que el trayecto empieza en la puerta del domicilio y termina en el lugar de trabajo. Es decir un tropiezo en las escaleras de salida (zona común), sería considerado como AT in itínere.
  4. Factor Mecánico: Medio de transporte normal. Coche privado, medios de transporte públicos etc. No constarán como AT in itínere si el medio de transporte elegido conlleva un aumento del riesgo del trayecto, existiendo otras alternativas. (Como usar unos patines por medio de la calzada).

Queda patente el dinamismo en las interpretaciones que se da del AT in itínere. Recomiendo la lectura del documento integro donde se explican con ejemplos de sentencias los distintos factores y sus variaciones.

PSM- Técnico Superior de PRL

Deja un comentario